q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Reyal Urbis entra en fase de liquidación

Tal como publican en el día de hoy numerosos medios de prensa, el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha ordenado la liquidación de Reyal Urbis, en concurso de acreedores desde febrero de 2013 y cuya deuda superaba en mayo los 3.500 millones de euros. Ello se debe al rechazo el pasado mes de julio por parte de los acreedores de la propuesta de convenio presentada por la deudora, la cual, según informa el citado medio, consistía en la entrega del 90 % de los bienes fijados como garantía del crédito sindicado por valor de 2.892 millones otorgado por 29 entidades financieras, mientras que el 10 % restante de los activos ofrecidos como garantía del crédito permanecería en manos de la promotora con el objetivo de “mantenerla con vida”.

El rechazo de los acreedores a dicha propuesta de convenio supone la apertura automática de la fase de liquidación, que conllevará la necesidad de elaboración de un Plan de Liquidación por parte de la administración concursal que contemple las operaciones a realizar para la venta de la totalidad de los activos de la concursada. Dicho Plan deberá ser aprobado judicialmente con carácter previo al inicio de las operaciones de liquidación.

En consecuencia, es de esperar que, próximamente, se proceda a publicar la aprobación judicial del Plan de Liquidación de Reyal Urbis, tras lo cual se iniciarán propiamente las operaciones de liquidación de la compañía.

Según las últimas cuentas presentadas, Reyal Urbis acumula una deuda de 4.660 millones. Además, posee un agujero patrimonial de 3.449 millones, mientras que sus activos inmobiliarios están valorados en 1.170 millones de euros.

Entre los principales acreedores de Reyal figuran Banco Santander, al que la inmobiliaria adeuda unos 500 millones (a los que habría que sumar ahora la parte de Popular); Sareb, a quien la inmobiliaria adeuda 1.066 millones; y Hacienda, cuyo pasivo supera los 435 millones.

Tras el auto del juez, la administración de la compañía será íntegramente asumidas por los administradores concursales, procediendo al cese y sustitución de aquellos.