q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Comervi, inmobiliaria de Marina d´Or, sale del concurso a través del convenio de acreedores

Marina d’Or resurge al sacar del concurso a su promotora.

La empresa inmobiliaria de Marina d’Or, Comercializadora Mediterránea de Viviendas SA (Comervi), dedicada a la comercialización y promoción de apartamentos, ha alcanzando un acuerdo con los acreedores para salir del concurso que se inició en 2014.

El acuerdo se alcanzó el miércoles en la junta de acreedores y ahora deberá ser ratificado en un plazo de dos a tres meses por el juzgado.

Así se culminarán cuatro años de negociaciones tras las cuales los acreedores aceptarían una quita del 65% de la deuda con un plazo de diez años, o la capitalización de los créditos ordinarios.

Los principales acreedores se deberán someter a las condiciones estipuladas en el convenio por la parte de su deuda que no sea privilegiada. Para el resto de la deuda, se ha llegado a acuerdos para aplazar el pago con la Sareb o la Agencia Tributaria.

Los créditos de la Agencia Tributaria son, en su gran mayoría, privilegiados, por lo que no les afecta el convenio para sacar a Comervi del concurso de acreedores. Por ello, ahora será necesario firmar un convenio singular con Hacienda con un aplazamiento o fraccionamiento de los pagos pendientes.

En cuanto a la Seguridad Social, es titular de créditos privilegiados, por lo que, como Hacienda, también será necesario abordar un convenio singular para aprobar nuevas condiciones para satisfacer las cantidades adeudadas.

El acuerdo adoptado llega cuatro años después de iniciarse el concurso de acreedores por parte de Comervi ante la voluntad de Marina d’Or de evitar la liquidación a través del concurso. El 6 de mayo de 2014 el juzgado de lo Mercantil número 1 de Castellón admitió el concurso voluntario de acreedores de la Comercializadora Mediterránea de Viviendas SA encargada de la construcción y venta de apartamentos en Oropesa del Mar.

La solicitud de concurso voluntario de la empresa se enmarcó en un plan estratégico trazado por la dirección de Marina d’Or para, ante la caída del negocio inmobiliario, para concentrar todos los recursos de la sociedad en el sector turístico con la explotación de los hoteles, balneario y otros complejos de ocio situados en Oropesa.

Aquella medida arriesgada del pasado, cuando estalló la crisis, no pudo ser más acertada. En vez de liquidar una empresa envuelta en deudas, sobre todo con la administración pública, Marina d’Or optó por silenciarla a través de un concurso de acreedores hasta que el horizonte de la economía fuera favorable. Ahora ese momento ha llegado y, a la espera del pronunciamiento del juzgado, Marina d’Or resurge con fuerza.

 

Fuente: El Mundo