q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Acompañamiento al deudor para la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad

Desde la entrada en vigor de la Ley de Segunda Oportunidad, las personas físicas cuentan con un procedimiento legal específico por el que obtener la liberación de sus deudas. Este procedimiento se estructura en dos fases, siendo la primera la mediación concursal y la segunda el concurso consecutivo.

El fundamento legal para habilitar dicho procedimiento consiste en la necesidad de permitir al deudor una negociación con sus acreedores en términos de viabilidad, es decir, alcanzando acuerdos de pago que realmente pueda cumplir, estableciéndose para ello las quitas y esperas que correspondan en función de su situación económica.
En caso de no lograrse dicho acuerdo, la segunda fase permite obtener la liberación de las deudas mediante una liquidación ordenada del patrimonio.  +Información Ley de Segunda Oportunidad

La Conselleria de Justícia del Govern de Catalunya ha anunciado que tiene previsto crear una institución concursal de acompañamiento que ayude a las personas insolventes que quieran acogerse a la ley de la Segunda Oportunidad para liquidar sus bienes y empezar de nuevo.

En el último año, jueces, abogados y economistas han trabajado en colaboración con Justícia de la Generalitat de Catalunya en el ánimo de que la Ley de Segunda Oportunidad, relativamente nueva pero poco utilizada hasta el momento, se convierta en una herramienta útil y al alcance de quien la necesite.

Las oficinas evaluarán caso por caso si se dan las condiciones para el acompañamiento, y contarán con personal especializado a lo largo de todo el procedimiento con el fin de dar soporte a las personas que vayan a presentar esta solicitud que se equipara al concurso de acreedores. Es decir, acompañarán al deudor desde el análisis previo de su situación, relativa al patrimonio que posea así como a las deudas que ostente, hasta la determinación de las causas de la insolvencia, la comprobación de la ausencia de antecedentes penales y de todos los actos relacionados con los acreedores.

Si se comprueba que el solicitante cumple los requisitos legales y ha actuado de buena fe, se le darán todas las facilidades para presentar la documentación junto a la solicitud de la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad, con el fin de llegar a un acuerdo con los acreedores y proceder a la liquidación de los bienes y la solicitud del perdón de las deudas pendientes –como establece la ley– en caso de que no haya acuerdo con los acreedores.

Con poco más de dos años de vigencia, la ley española de la Segunda Oportunidad es desconocida y, pese a las enormes ventajas que tiene su aplicación en determinados supuestos, está siendo infrautilizada.

El itinerario para lograr el llamado “beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho”, es decir, el perdón de las deudas pendientes tras la liquidación, es complejo y echa para atrás a muchos, pero es la solución definitiva para muchas personas que se han visto inmersas en un mar de deudas de las que necesitan liberarse para poder seguir adelante.

Por eso, Justícia espera una dotación presupuestaria para pagar a los mediadores a los que la ley de la Segunda Oportunidad encarga la primera parte de la gestión de estos procesos. La puesta en marcha de las oficinas de acompañamiento y del servicio de mediadores aún se demorará unos meses. En el Govern tienen claro que se trata de algo imprescindible y de justicia social y calcula que todo estará operativo en el primer trimestre del 2018.

Fuente: La Vanguardia