q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Winko, creadora de juegos para móviles, en concurso de acreedores

Como consecuencia del incumplimiento del plan de negocio y de los nulos ingresos conseguidos, el estudio Winko Games ha presentado un concurso voluntario de acreedores en Barcelona, transcurrido previamente el preconcurso.

Winko, sito en el barrio tecnológico 22@ de la Ciudad Condal, se fundó a finales de 2014, con dos socios que provenían de la exitosa creadora de juegos Social Point, también de Barcelona.

Se rodearon de una decena de veteranos profesionales de la industria del videojuego: cuatro especialistas en desarrollo, un diseñador de juegos, tres artistas, amén de los dos fundadores.

La principal actividad se basaba en crear juegos para su uso en teléfonos móviles y tabletas, pero de alta calidad gráfica con el objetivo de que los usuarios tuvieran una experiencia más profunda y enriquecedora, hasta entonces prácticamente inexistente en el repertorio de aplicaciones habituales. Guerras futuristas fue la temática escogida.

Se partía además de una premisa prometedora, pues el mercado de juegos para teléfonos “inteligentes” registra unos crecimientos exponenciales y en un plazo no muy lejano, según las previsiones, acabará superando a las propias consolas.

Con estas bazas bajo el brazo, los socio fundadores presentaron su iniciativa a varios inversores, consiguiendo las aportaciones de tres fondos.

Entre los tres inversores se desembolsaron 1,2 millones de euros. Sin embargo, las ventas apenas han despegado. Para el ejercicio 2016 se preveían 440.000 euros de ingresos. Apenas se logró la milésima parte de dicha cifra: 437 euros.

Todos los ejercicios se han cerrado con números rojos hasta consumir prácticamente los recursos aportados. Según las últimas cuentas, Winko arrastra una deuda de 800.000 euros.

 

Fuente: Crónica Global


LLÁMENOS