q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Condenado un empresario y sus dos hijos por un delito de Insolvencia Punible

La Audiencia de Bizkaia ha condenado a un empresario y a sus dos hijos a un total de 5 años de prisión y una indemnización de unos 8 millones de euros por un delito de insolvencia punible de una empresa dedicada desde 1976 a la matanza de reses y compraventa de productos cárnicos.

La sentencia recoge la suspensión de la ejecución de la pena durante cinco años y un año respectivamente para cada uno de los dos hijos, siempre y cuando se abstengan de reincidir, sin embargo no se suspende de la pena del padre de ambos porque acumula hasta cinco sentencias condenatorias previas.

La resolución expone que en 1976 se creó la empresa Felipe Amezua (FAMESA) dedicada a la explotación de mataderos frigoríficos, adquisición de ganado, matanza de reses y compraventa de subproductos cárnicos.

La compañía fue viable hasta el año 2006. Fue entonces cuando pasó a ser gestionada por el empresario condenado y sus dos hijos, y su andadura emrpesarial dejó de ser positiva, a raíz de lo que la sentencia considera un espiral de operaciones tendentes a disminuir el activo y aumentar el pasivo de la sociedad, provocando con ello el cese definitivo de la actividad en verano de 2007 y la declaración de concurso de acreedores.

En dichas operaciones, que enumera el tribunal, los tres condenados actuaron siendo sabedores de que la situación de la empresa no se sostendría.
Por ello, entiende el Juez que ha quedado demostrado que los acusados desarrollaron una “dinámica para despatrimonializar FAMESA” y ha condenado al empresario y a uno de los hijos a dos años de prisión, a una multa de 8 meses a razón de 8 euros al día, así como a indemnizar conjunta y solidariamente a la empresa con 6.800.000 euros, al considerarles autores del delito de insolvencia punible.

Al otro hijo, el tribunal le ha considerado cómplice del delito y le ha impuesto una pena de un año de cárcel, una multa de cuatro meses con una cuota diaria de 8 euros y una indemnización de 1.300.000 euros.

El tribunal establece que la sentencia es firme pero recoge el acuerdo alcanzado entre los condenados con la Fiscalía para suspender la pena de los dos hijos del empresario, y mantiene la de José María A. ya que acumula diversas condenas previas a la causa por delitos de lesiones, estafa y por defraudación tributaria.

Fuente: abc Agencias