ASESORAMIENTO A EMPRESAS EN DIFICULTADES Y CONCURSO DE ACREEDORES

Toda empresa con dificultades financieras cuenta con diversos mecanismos de protección tendentes a garantizar su supervivencia, siempre y cuando se proceda a un diagnóstico acertado de la situación actual de la empresa y se identifique correctamente la herramienta adecuada para su gestión.

A continuación, mostramos las principales vías de actuación ante una situación de crisis empresarial:

Los procesos de refinanciación y/o reestructuración de deuda persiguen alcanzar un acuerdo entre el deudor y sus acreedores para modificar los términos de pago acordados inicialmente por otros que integren quitas y/o esperas, en caso de una refinanciación, o nuevos compromisos en sustitución de los primeros, en el supuesto de una reestructuración.

Es importante destacar que todo proceso de negociación, tendente a la refinanciación y/o reestructuración de la deuda, debe estar presidido por la viabilidad del pago de los nuevos acuerdos que se alcancen, de cara a evitar incurrir en responsabilidades por parte del deudor.

Contacte con nosotros para planificar adecuadamente los términos de la negociación para la refinanciación y/o reestructuración de los compromisos adquiridos en su empresa con entidades financieras, administraciones públicas, proveedores, trabajadores y acreedores en general.

El preconcurso, anteriormente conocido como “5 bis”, por referencia al artículo que lo regulaba en la recientemente derogada Ley Concursal por el Texto Refundido que ha entrado en vigor el día 1 de septiembre de 2020, otorga una protección al deudor frente a sus acreedores por un plazo máximo de cuatro meses a fin de que pueda llevar a cabo una negociación con sus acreedores que le permita reordenar los pagos pendientes y eludir, en su caso, el inicio de un proceso concursal.

La figura del preconcurso permite al deudor proteger su patrimonio empresarial frente a ejecuciones judiciales por parte de sus acreedores, en aras a evitar que se sucedan embargos sobre los bienes y derechos que resulten necesarios para el mantenimiento de su actividad empresarial. Dicha protección preconcursal otorga al deudor la capacidad de reorganizarse y entablar negociaciones con sus acreedores, al tiempo que limita la capacidad de éstos de iniciar ejecuciones contra su patrimonio y paraliza las ejecuciones que estuvieren en curso (incluyendo la subasta de bienes previamente embargados).

Contacte con nosotros en caso de precisar acogerse a un preconcurso de acreedores, en orden a establecer una estrategia de superación del escenario de crisis en su empresa mediante la utilización de las diversas herramientas legales a su disposición.

En toda negociación entre un deudor y los diversos acreedores existentes es habitual que concurran supuestos de flexibilidad negociadora muy diversa entre la pluralidad de acreedores que acuden a la negociación, de suerte que, en ocasiones, es posible alcanzar acuerdos con un grupo de acreedores, mientras el resto se oponen a la negociación.

En tales casos, cuando resulte necesario hacer extensibles a los acreedores no firmantes del acuerdo los compromisos alcanzados con los acreedores favorables al mismo, cabe hacer uso de la propuesta anticipada de convenio de acreedores (PAC), en virtud de la cual, la aprobación judicial de la propuesta permitirá extender a los acreedores no firmantes, según los casos, los pactos suscritos de quitas y/o esperas para la refinanciación de la deuda.

La principal ventaja de la PAC frente a un convenio concursal ordinario consiste en la capacidad de negociación con la pluralidad de acreedores existentes con carácter previo a iniciar el proceso concursal, lo cual otorga mayor credibilidad y seguridad a la negociación, al conocerse de antemano la viabilidad de la superación del concurso de acreedores por la vía del convenio al haber logrado previamente las mayorías suficientes para su aprobación judicial. De igual manera, el inicio de un proceso concursal con suscripción previa de una PAC acorta de manera muy significativa los tiempos de duración del procedimiento, con evidente beneficio para la empresa deudora.

Contacte con nosotros en caso de precisar la negociación con sus acreedores de una propuesta anticipada de convenio de acreedores (PAC), para su posterior aprobación judicial y refinanciación de su endeudamiento.

El inicio de un proceso concursal para la aprobación judicial de un convenio de acreedores requiere la adhesión al mismo de una mayoría suficiente que permita hacer extensibles al resto de acreedores los pactos alcanzados de quitas y/o esperas.

A diferencia de la propuesta anticipada de convenio (PAC), el régimen de mayorías debe alcanzarse en el seno del proceso concursal, por lo que las negociaciones con los acreedores se llevarán a cabo una vez conste la declaración en concurso del deudor.

La principal ventaja del convenio concursal ordinario consiste en la capacidad de la administración concursal de informar a los acreedores acerca de la viabilidad del cumplimiento del convenio por parte del deudor, así como de las expectativas de pago de las deudas en caso de no resultar aprobado el convenio, lo cual puede favorecer la superación de la resistencia inicial de una mayoría de acreedores a consentir la refinanciación de deudas a la empresa deudora.

Contacte con nosotros si desea valorar la viabilidad de alcanzar un convenio concursal con sus acreedores para la refinanciación de su endeudamiento y superación del escenario de crisis empresarial.

El concurso exprés o concurso de archivo viene regulado en los artículos 470 y siguientes del Texto Refundido de la Ley Concursal y supone una extinción de la sociedad de manera inmediata, sin liquidación de sus bienes debido a su inexistencia o escaso valor.

Se ajusta a aquellas empresas que acumulan deudas sin disponer de bienes liquidables, o teniéndolos, su valor de liquidación es insuficiente, por lo que se elimina la necesidad de articular un procedimiento concursal más costoso en tiempo y dinero, dando cumplimiento al deber de los administradores de proceder al cierre ordenado de la sociedad insolvente.

Con el llamado concurso exprés, una vez revisada la solicitud por el Juzgado, si se cumplen los requisitos, se procede al cierre del expediente judicial con la conclusión del concurso en el mismo acto en que se declara, acordándose la extinción de la sociedad de forma inmediata sin liquidación ni responsabilidad del administrador.

Uno de los escenarios más activos en nuestra legislación actual para la superación de una situación de crisis económica empresarial consiste en la venta de una o varias unidades productivas, dado que dicha transmisión permite desligar el endeudamiento generado en la sociedad transmitente respecto a la unidad productiva que se transmite.

De esta manera, un negocio viable que está siendo explotado inicialmente por una sociedad sobreendeudada es traspasado a otra sociedad sin el lastre de dicho endeudamiento, lo cual permite garantizar la continuidad de la actividad empresarial en términos de viabilidad.

El creciente desarrollo de esta vía de recuperación de empresas en crisis ha motivado el interés de los inversores, nacionales e internacionales, por la adquisición de unidades productivas viables, lo que permite alcanzar acuerdos que garanticen la continuidad de la actividad empresarial a través de este cauce legal.

Contacte con nosotros en caso de estar interesado en conocer en detalle el proceso de transmisión de unidades productivas, así como la búsqueda y negociación del inversor adecuado para su empresa.

Las operaciones de reestructuración de las sociedades de capital pueden ser utilizadas como mecanismos de superación de una situación de crisis económica cuando las circunstancias concurrentes permitan escindir o segregar ciertas unidades productivas del resto.

A diferencia de los procesos de venta de unidades productivas viables, estas modificaciones estructurales pueden llevarse a cabo sin necesidad de acudir a un proceso concursal, lo cual agiliza la toma de decisiones y su ejecución.

Contacte con nosotros para el análisis personalizado de su caso y la identificación de las operaciones de reestructuración societaria que puedan resultar adecuadas para la superación de la crisis económica de su empresa.

La viabilidad de la actividad empresarial se mide por la capacidad de generación de recursos suficientes para cumplir con la totalidad de los compromisos adquiridos y la obtención de beneficio. Por ello, la ausencia de viabilidad debe llevarnos a identificar los sobrecostes y/o el sobreendeudamiento que conllevan la generación del escenario de crisis en la empresa.

Un diagnóstico acertado de la situación nos permitirá focalizar los esfuerzos en la remoción de las causas principales generadoras de la crisis, a fin de elaborar un plan de acción tendente a su remoción.

Contacte con nosotros para llevar a cabo un plan de viabilidad en su empresa cuya ejecución permita dotar de viabilidad a su actividad empresarial.

En ocasiones, la viabilidad de una actividad empresarial se encuentra comprometida a consecuencia de la ausencia de apoyo financiero suficiente para cumplir con el plan de negocio, siendo por ello que resulta ineludible alcanzar un acuerdo con un socio inversor, a fin de dotar a la empresa de la liquidez y financiación necesarias que permitan eliminar dicha ausencia de viabilidad.

En este ámbito existen múltiples vías de actuación y diversas categorías de inversores con los que poder alcanzar el acuerdo adecuado para cada empresa, desde la obtención de préstamos participativos hasta la participación en capital, incluyendo la desinversión en activos o la compra de deuda.

Contacte con nosotros para valorar la posible entrada de un socio inversor en su empresa a través del cauce más adecuado para su negocio.

Todo diagnóstico de una empresa con dificultades de viabilidad que ponga de manifiesto la existencia de un sobrecoste laboral debe llevarnos a considerar la posibilidad de implementar medidas de ajuste en el marco de la legislación vigente.

Para ello, cabe considerar las diversas figuras legales existentes a disposición de las empresas en situación de crisis y valorar el impacto de su aplicación en la recuperación de la viabilidad empresarial. En este sentido, medidas como la suspensión temporal de contratos o la extinción de relaciones laborales por causas objetivas pueden conllevar, según los casos, a garantizar la continuidad de la actividad empresarial.

Contacte con nosotros para analizar las medidas de reestructuración laboral más adecuadas para su empresa, así como para proceder a su ejecución por parte de nuestros profesionales.

La identificación de una causa estructural determinante de la ausencia de viabilidad de una empresa debe llevar al órgano de administración a tomar la decisión de proceder al cierre ordenado de la misma, para lo cual existen diversos cauces legales de obligado cumplimiento. En caso de que las operaciones de liquidación de la empresa permitan satisfacer íntegramente el pago de los compromisos adquiridos, podrá realizarse la disolución, liquidación y extinción de la sociedad a través del cauce notarial y registral establecido al efecto. En otro caso, será preciso acudir a un proceso concursal de liquidación por cierre, debiendo destacarse al respecto la existencia del concurso de archivo automático cuando no concurren activos al tiempo de su declaración, lo que conlleva evidentes beneficios de agilidad en el proceso de extinción de la sociedad deudora. Contacte con nosotros en caso de requerir un cierre ordenado de su empresa sin responsabilidades personales para el órgano de administración.

VÍDEO | ¿Cómo evitar un Concurso de Acreedores?

En nuestra normativa existen herramientas que nos permiten eludir un procedimiento concursal removiendo la situación de insolvencia de la empresa en crisis.

Conozca a través del siguiente vídeo los distintos mecanismos disponibles para evitar el concurso de acreedores, según la situación particular de cada compañía.

Somos especialistas de concursos de acreedores.
Contáctenos sin compromiso

VÍDEO | ¿Cómo superar un concurso de acreedores?

Han sido muchas las compañías abocadas a un proceso concursal que han tenido que cesar su actividad empresarial ante la falta de una planificación financiera y legal adecuadas para la superación de su situación de insolvencia. Sin embargo, las numerosas empresas que han logrado superar el escenario de crisis económica dan cuenta de la existencia de mecanismos jurídicos apropiados para revertir la situación.

Conozca en este vídeo la importancia de una adecuada planificación y diagnóstico previo, así como las distintas herramientas disponibles para superar un concurso de acreedores con éxito, salvaguardando la actividad y el empleo.