q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Carrera y Carrera solicita finalmente el concurso de acreedores

La compañía española de joyería, controlada por un grupo de inversores rusos desde 2012, ha presentado concurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid.

La entrada en el procedimiento concursal de la histórica firma española ha sido motivada por el cierre de todas sus tiendas en España, durante el último año. Ha prescindido del grueso de su plantilla, que ha pasado de más de un centenar a sólo 24 empleados.

En verano de 2018, la empresa se acogió al preconcurso, que le dio cuatro meses para negociar con sus acreedores en el ánimo de alcanzar un acuerdo que le permitiera evitar el concurso.

Carrera y Carrera se ha acogido al concurso voluntario de acreedores con una deuda que rondaría diez millones de euros.

La compañía está desde 2014 en manos de la sociedad Caruli Limited, controlada por un grupo de inversores rusos, que compró la empresa a Lladró.

Su entrada en concurso se suma a una nueva oleada de entradas en los juzgados en la moda española. Sólo en los últimos meses, se han acogido a esta figura compañías como Intropia, TCN, Pili Carrera, Cabotine u Okeysi.

Empresa familiar, pilar de la joyería española

Carrera y Carrera comenzó su andadura en 1885 de la mano de Saturio Esteban Carrera, quien estableció un pequeño negocio de joyería en el Barrio de las Letras de Madrid. En la década de los años veinte, José Esteban Carrera, hijo de Saturio, asumió la gestión de la empresa tras aprender el oficio de lapidario en París.

Más tarde, se incorporaron al negocio también sus sobrinos, quienes trabajaron para la compañía en sus años de esplendor, la década de los cincuenta y sesenta, cuando la marca ganó relevancia internacional de la mano de las actrices de Hollywood que visitaban entonces España.

El relevo a la cuarta generación se produjo en la década de los sesenta, cuando Manuel Carrera, bisnieto de Saturio, tomó las riendas de la compañía y comenzó a dar sus primeros pasos en el extranjero.

La marca ha sido uno de los estandartes del lujo español y fue, junto a Loewe, socio fundador del Círculo Fortuny, al que ya no pertenece.

 

Fuente: Moda.es


Call Now Button