q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Declarado culpable el concurso de Laboratorios Pérez Giménez

El juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba ha dictado sentencia sobre la calificación del concurso de acreedores de Laboratorios Pérez Giménez.

La sentencia declara la culpabilidad del concurso de acreedores, por entender que hubo dinero negro en la gestión de la histórica industria farmacéutica cordobesa, así como salida fraudulenta de bienes, inexactitud grave en la presentación de documentos y demora en la solicitud de concurso.

Así, el juez de lo Mercantil considera culpables a Diego Pérez Giménez SA, cuatro miembros de la familia Pérez Giménez, Tecris Consultores, Kabama Consulting y Sergio M., que quedarán inhabilitados para administrar bienes ajenos o representar a cualquier persona por un periodo de dos años.

La sentencia condena de forma solidaria a cuatro de los miembros de la familia a indemnizar a la masa activa del concurso con 361.456 euros.

Además, obliga a Diego Pérez Giménez SA y a los cuatro miembros de la familia propietaria a abonar el 40% de las cantidades totales debidas a los acreedores tras concluir la fase de liquidación.

El titular del juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba recoge en el fallo que el manejo de dinero negro «admite pocas dudas».

El juez recuerda que en el juicio «se habló» de que había una caja fuerte y de la salida de «sacos de dinero por parte, sobre todo, de la propiedad».

Asimismo, el juez reitera que «ha quedado más que acreditado que hubo reparto de dinero negro entre todos los empleados de los laboratorios, unos más y otros menos.

Igualmente ha quedado acreditado que la propiedad sacaba importantes cantidades de ese dinero no declarado». Sin embargo, el juez reconoce que la administración concursal no es «muy precisa» en la persona o las cantidades que pudieron llevarse.

Precisamente, la sentencia califica de «muy grave» para la liquidez de la sociedad el importante montante económico de la «actividad opaca» que desarrollaba la compañía.

La sentencia es recurrible en el plazo de veinte días ante la Audiencia Provincial y, de ser denegatoria, ante el Tribunal Supremo.

Se espera que la familia Pérez Giménez recurra el fallo del juzgado de lo Mercantil.

La administración concursal y el ministerio fiscal han encontrado respuesta positiva en gran parte de sus demandas, mientras que los demandados defendieron la gestión que hicieron de la empresa y rechazaron que se manejara dinero negro.

 

El retraso en la solicitud del concurso como causa de calificación culpable

Una de las causas por las que se declara culpable el concurso de acreedores es el retraso que se acumuló para solicitarse.

El fallo considera que los datos son «demoledores» al estimar que la empresa estaba en insolvencia mucho antes del 21 de noviembre del 2011, que fue cuando se solicitó.

La sentencia recoge que la firma farmacéutica tenía un crédito impagado por más de 22 millones de euros a finales del 2009. A esto hay que unir una deuda con la Seguridad Social desde junio del 2009 al no abonar el impuesto de sociedades del 2008.

Por ello, el juzgado de lo Mercantil da por buena que la situación de insolvencia de los laboratorios se remonta al 31 de diciembre del 2009, casi dos años antes de cuando entró oficialmente en concurso.

Asimismo, la sentencia considera que existe una inexactitud grave en documentos de la empresa.

La administración concursal advirtió de que en la solicitud de concurso no se hizo constar la existencia de dividendos pasivos por aportaciones de dinero en las sociedades Spheric Nanohelath y en Sol Mediterráneo Costa Dorada, por valor de 3,9 millones de euros.

El juez considera «relevante» que el administrador social de Laboratorios Pérez Giménez fuera también administrador de Spheric.

 

Fuente: Diario de Córdoba


LLÁMENOS