q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Experiencia

Tras doce años como abogado concursalista y administrador concursal, nuestro socio fundador, Carlos Pavón Neira, pone en marcha la firma profesional GAULA Abogados con el objetivo de cubrir la necesidad de asesoramiento especializado en situaciones de crisis, tanto por parte de empresarios como de particulares.

 

Para ello, GAULA Abogados cuenta con una red de colaboradores financieros especializados en la inversión en situaciones especiales, lo que brinda una oportunidad adicional a nuestros clientes para superar dicha situación.

Nuestro socio fundador

Carlos Pavón Neira

Carlos Pavón es especialista en el asesoramiento a empresas en situación de crisis económica. Ha sido recientemente nominado a los premios a la Excelencia en la Práctica Jurídica de ISDE, ha colaborado como Profesor del Máster Universitario en Insolvencia Empresarial (Universidad San Pablo CEU) y es autor de numerosas ponencias y publicaciones en diversos medios de prensa en el ámbito del Derecho Concursal, entre las que destacan los libros de su autoría publicados por la Editorial Bosch:

 

“Problemática en torno a la declaración en concurso de acreedores” 2º Edición

“Institutos preconcursales y refinanciación de deudas” 

“El Incidente Concursal”

 

Licenciado en Derecho, con especialidad económica, por la Universidad de Deusto (Bilbao), Máster en Asesoría Jurídica de Empresas del IE Business School (Madrid), Máster en Asesoría Fiscal y Contable de la Escuela Europea de Dirección y Empresa (Madrid) y Executive Máster en Administración y Dirección de Empresas del Centro de Estudios Financieros (Madrid).

 

Ver Publicaciones en Medios de Prensa Locales y Nacionales

GAULA Abogados en Barcelona

Carles Ventura  es economista con más de 20 años de experiencia en dirección financiera de empresas industriales y de servicios, nacionales y multinacionales. Colegiado en el Colegio de Economistas de Catalunya y master M.B.A. por La Salle Barcelona.

Carles Ventura

GAULA Abogados en Canarias

Antonio Pedreira es Abogado colegiado en el Ilustre Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife (ICATF) y Administrador Concursal en Santa Cruz de Tenerife, Madrid y Barcelona.

Actúa además como Mediador Civil y Mercantil en los Registros del ICATF y de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y es Miembro de la Comisión de Derecho Bancario del ICATF.

Antonio Pedreira

• SUPERACIÓN DE LA SITUACIÓN DE CRISIS EMPRESARIAL POR LA VÍA DEL CONVENIO ANTICIPADO DE ACREEDORES: SUPUESTO DE REFINANCIACIÓN.

ANTECEDENTES

Se analiza el supuesto de empresa en funcionamiento con una situación de endeudamiento con diversos acreedores que ponen en peligro la continuidad de la actividad empresarial. Dicho endeudamiento afecta a una pluralidad de acreedores, entre los que se encuentran entidades financieras, proveedores, agencia tributaria, seguridad social y trabajadores.

SOLUCIÓN PRÁCTICA

La capacidad de pago de toda empresa viene dada por el volumen de generación de recursos ordinarios, fruto de su actividad empresarial, así como por la obtención de recursos extraordinarios, obtenidos de la desinversión de activos y otras fuentes de financiación. Todo ello conduce, en primer lugar, a determinar la viabilidad de la empresa endeudada a través de la elaboración de un Plan de viabilidad que establezca la capacidad de generación de recursos con el mantenimiento de la actividad empresarial. Ello permitirá, en segundo lugar, la confección de un Plan de pagos de las obligaciones contraídas hasta la fecha, que habrá de ser objeto de negociación con la pluralidad de acreedores existentes.

 

En la práctica, dicha negociación debe adaptarse a la diversa tipología de acreedores concurrentes, en tanto que las entidades financieras con o sin garantías adoptarán posiciones distintas ante la negociación, los proveedores con mayor o menor importe relativo adeudado mostrarán un interés negociador más o menos relevante, respectivamente, la agencia tributaria y la seguridad social se someterán a su propia normativa y su capacidad de reclamación de las deudas por vía de apremio administrativo, y los trabajadores harán valer su fuerza laboral en el seno de la negociación.

 

Ante esta tesitura, el inicio de las negociaciones al amparo de un preconcurso permitirá a la empresa deudora protegerse de eventuales ejecuciones, al tiempo que podrá identificar la voluntad negociadora del conjunto de sus acreedores, en el marco del Plan de viabilidad y Plan de pagos previamente elaborados.

 

La extrema dificultad de lograr la práctica unanimidad de acuerdos con el conjunto de los acreedores que la normativa actual requiere para considerar removida la situación de insolvencia, a efectos de evitar el inicio del proceso concursal, a excepción de la específica previsión de las mayorías necesarias para aprobar acuerdos de refinanciación restringidos al endeudamiento financiero, obliga a considerar la oportunidad de alcanzar un acuerdo con una mayoría suficiente que poder validar, a continuación, a través de una propuesta anticipada de convenio de acreedores. Ello permitirá hacer extensibles al conjunto de acreedores ordinarios y subordinados, conforme a su clasificación legal, los acuerdos de quitas y/o esperas pactados con la mayoría, evitando así la necesidad de alcanzar un acuerdo con la totalidad de acreedores existentes y superar la eventual negativa de ciertos acreedores a negociar o suscribir el acuerdo de refinanciación.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Las principales ventajas del convenio anticipado de acreedores son las siguientes:

 

• La consecución de un acuerdo con la mayoría de acreedores ordinarios puede hacerse extensible al resto de acreedores ordinarios y subordinados, a los que computarán las mismas quitas y/o esperas pactados con la mayoría.

 

• La negociación de la propuesta y consecución del acuerdo se realizará con carácter previo a acudir al proceso concursal, por lo que no operarán las restricciones propias de dicho procedimiento en tanto se lleva a cabo la negociación con los diversos acreedores.

 

• El inicio del proceso concursal tendrá lugar tras la consecución del acuerdo con la mayoría de acreedores, a los efectos de lograr su homologación judicial y extensión de efectos al resto de acreedores ordinarios y subordinados, lo que permite alcanzar la máxima reducción de plazos en la superación del proceso concursal.
En lo que respecto a los inconvenientes del convenio anticipado de acreedores cabe indicar los siguientes:

 

• Su aprobación requiere la necesidad de haber alcanzado un acuerdo con la mayoría de acreedores ordinarios, por lo que, en caso de constatarse la negativa de dicha mayoría a negociar un acuerdo en términos de viabilidad para la empresa deudora, debe descartarse esta vía de refinanciación.

 

• Los acreedores privilegiados, conforme a la clasificación legal, únicamente se verán afectados por el contenido de la propuesta si se adhieren expresamente a la misma, por lo que su negativa al acuerdo habrá de ser considerada en el Plan de pagos elaborado al efecto.

 

• La extensión de los efectos del acuerdo alcanzado con la mayoría de acreedores ordinarios requiere, necesariamente, iniciar el correspondiente concurso de acreedores, dado lo cual será preciso planificar adecuadamente la gestión empresarial durante la tramitación del procedimiento y el modo de evitar cualquier afección negativa sobre la actividad diaria de la empresa.

Contáctenos sin compromiso para valorar su situación.