q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

La sociedad del hotel Ciudad de Soria presenta preconcurso de acreedores

El establecimiento hotelero ubicado en la calle Zaragoza de la capital y que el pasado 21 de marzo cerró sus puertas al público, acumula una deuda cercana al millón de euros tras haber albergado durante dos décadas a uno de los cinco hoteles de cuatro estrellas de la capital y uno de los ocho de dicha clasificación en la provincia.

La empresa HA Puerta de Soria S.L., propietaria del hotel Ciudad de Soria, ha solicitado el preconcurso.

La sociedad presentó la comunicación al Juzgado Mercantil, adscrito al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Soria, después de presentar el ERE de extinción de los trabajadores y tras romper las negociaciones para una posible operación de compraventa del hotel.

HA Puerta de Soria S.L., propietaria del establecimiento hotelero de cuatro estrellas que ha estado en funcionamiento durante casi 20 años, solicita el preconcurso tras verse frustrada la transmisión del hotel, que iba a ser adquirido por un empresario del sector de la hostelería local, que al final renunció a la compra al declinar asumir las indemnizaciones de los diez trabajadores afectados por el ERE de extinción que recibieron las cartas de despido el pasado 8 de marzo.

A partir de ahora la sociedad HA Puerta de Soria podría intentar refinanciar la deuda o alcanzar un acuerdo con los acreedores, entre los que figura una entidad financiera con la que tiene concertado el préstamo hipotecario.

Fue a mediados de enero cuando un representante de HA Puerta de Soria S.L. trasladó a los diez trabajadores que entonces seguían trabajando que existían negociaciones por parte de la firma con un empresario local del sector hostelero interesado en adquirir el establecimiento y que podría producirse una subrogación del negocio y también de empleados, si bien el interesado no quería asumir los diez empleados. Sin embargo, y pese a que existía un principio de acuerdo, y el empresario interesado contaba con el visto bueno de una entidad bancaria para asumir la operación, la operación se vio frustrada por la negativa del interesado en asumir la cuantía económica correspondiente a las indemnizaciones.

La sociedad propietaria del establecimiento presentaba el ERE de despido colectivo por cese de negocio, a fin de que los diez trabajadores puedan cobrar la indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de doce anualidades, de acuerdo al marco legal.

Las indemnizaciones serán asumidas por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), que se convierte en otro acreedor para la firma.

 

Fuente: Heraldo Diario de Soria


LLÁMENOS