q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Unipost busca con urgencia un comprador de su unidad productiva

La administración concursal de la compañía postal Unipost, no considera viable el futuro de la empresa y apuesta por su venta urgente para sortear una liquidación que parece difícil evitar.

El informe de la administración concursal, presentado recientemente en el Juzgado Mercantil número 7 de Barcelona donde se tramita el concurso de acreedores de la compañía, pone de manifiesto que la sociedad, en sus parámetros actuales, no es viable.

Contempla el informe como única opción válida para garantizar la actividad empresarial, la venta de la unidad productiva.

Unipost tiene un volumen de deuda superior a los 40 millones de euros y un fondo de maniobra negativo de 14 millones.

El operador postal lleva siete años en pérdidas y su déficit patrimonial asciende a casi 22 millones.

El pasado mes de julio la empresa presentaba la solicitud de concurso de acreedores.

La administración concursal de Unipost ha tomado medidas para trabajar sobre los dos únicos escenarios posibles: la venta de la unidad productiva –con la subrogación de buena parte de la plantilla– o la liquidación y el cierre de la empresa, ya que la banca y las administraciones públicas rechazan negociar un convenio ante la ausencia de un plan industrial por parte de los accionistas.

De momento no existen ofertas concretas a pesar de que la compañía tiene una buena base de clientes.

Ante la posibilidad de que no se alcance la transmisión de la unidad productiva, se ha tramitado un expediente de regulación de empleo (ERE) para la totalidad de la plantilla, formada por más de 2.200 trabajadores.

El correr del tiempo también supone un problema, pues Unipost tiene graves dificultades para pagar las nóminas y se acerca un periodo en el que deberá hacer frente a fuertes desembolsos.

Fuente: La Vanguardia


LLÁMENOS