Concurso exprés o concurso sin masa

Qué es un concurso exprés y en qué casos es aplicable?

Un concurso exprés o concurso sin masa es un término utilizado en el ámbito jurídico, específicamente en el derecho concursal, para referirse a un procedimiento en el que el deudor no dispone de patrimonio o activos suficientes para cubrir los créditos de los acreedores. En otras palabras, se trata de un concurso en el que no hay bienes suficientes para satisfacer las deudas pendientes.

En este tipo de concursos, generalmente se dicta la conclusión del procedimiento de manera rápida, ya que no hay bienes que liquidar, por tanto, no habrá dinero obtenido por su venta a distribuir entre los acreedores. En lugar de eso, se da por concluido el proceso concursal de una manera muy ágil.

Las fases de un concurso exprés o concurso sin masa, en términos generales, serán:

  1. Solicitud de concurso de acreedores: En esta fase, el propio deudor solicita la declaración de concurso de acreedores debido a la imposibilidad de hacer frente a sus obligaciones de pago. Esta solicitud se presenta ante el juzgado con la intervención de abogado y procurador.

  2. Verificación de la inexistencia de masa activa: Una vez admitida la solicitud de concurso, el juzgado procede a verificar si efectivamente la empresa deudora carece de bienes o activos suficientes en la masa activa para satisfacer los créditos de los acreedores. Si se determina que no hay masa activa suficiente, se declara el inicio del procedimiento de concurso sin masa.

  3. Publicidad y comunicación a los acreedores: Aunque no haya bienes para repartir entre los acreedores, es posible que se realice un proceso de publicidad en Registros y comunicación para informar a los acreedores sobre la situación del concurso.

  4. Conclusión del concurso: tras confirmar la inexistencia de masa activa suficiente para cubrir las deudas, el juez dicta la conclusión del concurso. Esto pone fin al proceso concursal y libera al deudor de las deudas que no puede pagar con sus activos. Estas deudas se extinguen junto a la sociedad deudora que las ostentaba con la conclusión del concurso.

Es importante recordar que estas fases pueden sufrir variaciones dependiendo de las circunstancias específicas de cada caso, si bien son las habituales en los procesos de concurso sin masa o concurso exprés. Por tanto, siempre es recomendable consultar la legislación local y obtener asesoramiento legal de manos de especialistas en derecho concursal.

Ventajas e Inconvenientes del Concurso Express o Concurso sin masa

El concurso exprés o concurso sin masa tiene tanto ventajas como inconvenientes, dependiendo de la perspectiva y las circunstancias específicas del caso.

Ventajas:

  1. Rapidez en la resolución: Al no haber bienes o activos para administrar, liquidar y distribuir entre los acreedores, el proceso concursal puede concluir de manera más rápida que en un concurso tradicional. Esto puede ser beneficioso tanto para el deudor como para los acreedores, ya que permite una resolución más ágil de la situación en su conjunto.

  2. Reducción de costes: Dado que no hay bienes para administrar, los costes asociados con la gestión del concurso pueden ser considerablemente menores en comparación con un concurso tradicional.

  3. Evita la prolongación innecesaria: El concurso exprés permite poner fin al proceso de manera eficiente, evitando así una prolongación innecesaria.

Inconvenientes:

  1. Acreedores: En un concurso exprés, los acreedores pueden no recuperar ninguna parte de sus créditos debido a la falta de masa activa. Si bien esto puede parecer injusto para los acreedores, debemos tener presente que, llegados a este punto, la empresa deudora no tiene capacidad para asumir los compromisos que había adquirido, por lo que al iniciar su concurso está cumpliendo con la obligación legal de acudir al proceso concursal en caso de insolvencia.

En resumen, el concurso exprés puede ser una solución eficaz para casos en los que no hay masa activa, ya que permite una resolución rápida y económica del proceso concursal. Sin embargo, también plantea desafíos y preocupaciones, especialmente en lo que respecta a la recuperación de deudas por parte de los acreedores.