q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

Fiscalía acusa de insolvencia punible a dos hermanos y solicita pena de cárcel

Se enfrentan a cinco años de prisión por un delito de insolvencia punible

Dos hermanos se enfrentan a una pena conjunta de cinco años de prisión por «maquillar» las cuentas de una sociedad mercantil encargada de contratar obras públicas.

La Fiscalía del Principado de Asturias les acusa de un delito de insolvencia punible.

El primero de los procesados se enfrenta a cuatro años de prisión. Su hermana, a uno.

Según el escrito de acusación, los dos hermanos se hicieron con las riendas de la empresa en agosto de 2004, antes había sido su padre quien gestionaba la administración de la sociedad.

Desde el ejercicio de 2008 la sociedad mantuvo su principal fuente de financiación a través de los propios proveedores, de tal forma que el tiempo medio que tardaba en pagarles hacía que no hubiese necesidad de recurrir a financiación bancaria.

Para que las cuentas cuadrasen, el administrador de la sociedad se encargaba de determinar la cuantía de las existencias.

Según la Fiscalía, la sociedad podía recurrir a esta forma de financiación debido a su buen nombre y reputación, que hacía que los proveedores les prestasen el material asumiendo su cobro posteriormente.

Cuando las cuentas empezaron a no reflejar la realidad, el acusado se asesoró sobre el funcionamiento de los concursos de acreedores.

Fiscalía apunta que el procesado «desplegó un plan para lucrarse» a costa de su principal proveedor.

A sabiendas de que las cuentas no reflejaban la realidad y que iba a solicitar un concurso de acreedores con liquidación de la sociedad, compró material al proveedor por valor de 923.998 euros de los que únicamente abonó 35.488 euros.

Para lograrlo se sirvió de la colaboración de su hermana quien habría sido la encargada de la contabilidad de la sociedad.

 

Fuente: El Comercio