q
Nuestro asesoramiento jurídico financiero multidisciplinar a empresas y particulares permite superar un escenario de crisis económica salvaguardando la actividad empresarial y protegiendo el patrimonio.
SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER

El riesgo de cerrar una empresa con deudas, sin solicitar el concurso voluntario de acreedores

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga ha declarado a Ambrosía Mercados S.L. en concurso necesario de acreedores. Los acreedores han solicitado ante el juzgado que se inicie el procedimiento concursal de la empresa en virtud de la falta de pago de sus deudas.

La empresa deudora cerraba en marzo de 2017 su establecimiento gourmet de Puerto Banús, sin haber pagado las deudas que mantenía con trabajadores y proveedores, y sin haber solicitado, ante la situación de insolvencia, su concurso voluntario.

Así pues, han sido los acreedores ante la falta de pago quienes han iniciado reclamaciones judiciales tanto por la vía penal, obteniendo sentencia favorable, como por la vía mercantil, solicitando la declaración de concurso necesario de la empresa y por tanto la intervención y suspensión de sus facultades de administración.

La empresa de capital húngaro, que abrió en julio de 2015 el primer mercado de alta gastronomía de la Costa del Sol, ha sido suspendida de sus facultades en favor del administrador concursal.

Fuente: Diario Sur

¿Qué es el Concurso Necesario?

A diferencia del concurso voluntario de acreedores, el cual es instado por el propio deudor, el concurso necesario de acreedores es aquel solicitado por uno de los acreedores.

Para instar el concurso necesario de acreedores, la solicitud debe estar fundada en el incumplimiento de pago por parte del deudor durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso de sus obligaciones tributarias, cuotas de la Seguridad Social o salarios e indemnizaciones.

Asimismo, podrá solicitarse el concurso necesario de acreedores, cuando el acreedor pueda demostrar que existe un sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor, la existencia de embargos que afecten de una manera general al patrimonio del deudor, o el alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes.

La Ley Concursal define la insolvencia del deudor como la imposibilidad de hacer frente a los pagos. Lo relevante a efectos de la declaración del concurso es que el deudor se encuentre en una situación en la que no puede pagar a la totalidad de sus acreedores el importe de las deudas al vencimiento de las mismas.

Una vez que el concurso necesario haya sido admitido a trámite y declarado como tal por el Juzgado, se suspenderá el ejercicio de las facultades de administración y disposición sobre el patrimonio del deudor, siendo sustituido por los administradores concursales.

Así mismo, se valorará el grado de responsabilidad de los administradores de la sociedad deudora en torno a la insolvencia de la misma. 

Ante este escenario, es sumamente recomendable que la empresa insolvente se adelante al riesgo de una inminente solicitud de concurso necesario por parte de sus acreedores, instando su concurso voluntario para un mayor control de la situación.

Ver: La calificación culpable de los administradores en el concurso de acreedores 



LLÁMENOS